Desarrollo de negocio | 27 JUN 2019

Los socios del CA Osasuna participan activamente en la reforma de El Sadar

  • Todos los socios mayores de edad han podido elegir a través de un proceso abierto y participativo cómo será la reforma de El Sadar.
  • La remodelación integral escogida mejorará la experiencia de los aficionados y hará que el feudo rojillo pase a tener 24.481 espectadores.

El corazón de El Sadar comenzó a latir en 1967. Después de que la Junta de Socios Compromisarios del Club Atlético Osasuna decidiese dejar atrás el campo de San Juan, el club dio paso a un estadio más cómodo para los espectadores y con iluminación artificial. Desde su inauguración ese año, con un torneo triangular organizado por los navarros con el Real Zaragoza y el Vitoria de Setúbal, el feudo pamplonés ha sido testigo de todo tipo de emociones, de la entrega y lucha del equipo rojillo en cada encuentro y de partidos europeos de primer nivel. Ahora, y con más de 50 años de historia, El Sadar afronta una remodelación para convertirse en un estadio adaptado a los nuevos tiempos que mejorará la experiencia de los aficionados.

La reforma de El Sadar es necesaria por varios motivos. El estadio tiene que adaptarse a la normativa vigente y obtener la licencia de actividad, y además tiene que ajustarse a las exigencias de LaLiga en lo que a iluminación del recinto deportivo se refiere, tanto en los ámbitos de seguridad como en el de retransmisiones televisivas. Estas obligaciones se han transformado en una oportunidad para el club: acometer las obras que mejoren las prestaciones del campo actual.

En el CA Osasuna los socios deciden

Osasuna es uno de los cuatro clubes de Europa que, junto a Athletic Club, FC Barcelona y Real Madrid, pertenece a sus socios y no a un propietario o accionistas. Por ello, todos los socios mayores de edad han tenido derecho a elegir, mediante un proceso abierto y participativo de votación, la que será su casa en los próximos años. “Entendíamos que los propios socios debían ser quienes opinasen sobre una decisión tan importante. Somos conscientes de que no había un precedente similar, pero así es como entendemos nuestro club, un club que es y continuará siendo de todos sus socios”, explica el presidente del club Luis Sabalza.

La entidad rojilla planteaba dos tipos de reforma a sus socios. La primera de ellas pasaba por realizar las obras básicas -con un coste de 7,5 millones de euros- que solucionaban los problemas únicamente a corto plazo. La segunda opción, que fue la elegida por el 90,37% de los socios, pasa por hacer una reforma más amplia, con un incremento del aforo del estadio incluido, y por un valor total de 16 millones de euros.

Una amplia mayoría de los socios osasunistas quería la reforma integral del estadio y estos tendrían que elegir entre los cinco proyectos de remodelación propuestos. El vencedor en la votación, con un 45,43% de los votos, fue ‘Muro Rojo’. La principal novedad es la ampliación de la capacidad de El Sadar en más de 6.000 asientos: desde los 18.300 actuales hasta los 24.481 futuros. Y es que el aforo siempre había sido un problema tal y como afirma Luis Sabalza: “En las tres últimas temporadas nos habíamos quedado sin espacio para dar cabida a toda la demanda de socios que teníamos”.

Un estadio con mayores comodidades

Osasuna quiere que su estadio sea temible para el rival; en definitiva, un muro. Y con la idea de facilitar el apoyo al equipo, el club quiere reforzar el Graderío Sur para que sus aficionados canten y animen de pie de forma más cómoda y segura con los asientos ‘Rail Seat’. Este tipo de butacas, que están homologadas por la UEFA, mejoran la experiencia del aficionado: permite estar de pie durante el momento del juego sin interrumpir la visión del resto de espectadores. Con esta opción envolvente todo el mundo tiene una visión cercana del terreno de juego -de no más de 35 metros-, se produce una contención del sonido y se multiplica el ambiente y la presión al rival.

La obra consistirá en desmontar la cubierta de todo el estadio menos la que está en la zona de preferencia. Posteriormente, se levantarán estructuras verticales y horizontales con asientos que igualen el graderío con la parte de preferencia. El estadio, que tendrá iluminación exterior y un gran zócalo cubrirá la parte superior de la estructura, presentará así una estructura uniforme.

El tránsito hacia el asiento, ya dentro del estadio, siempre se hará a cubierto y protegido del viento por la nueva estructura del recinto. Todas las localidades de El Sadar serán reformadas para que los socios tengan esa sensación de remodelación y la distancia entre un asiento y otro será de 50 centímetros. “La reforma redundará en mayores comodidades para los espectadores y en una modernización de las áreas sociales del estadio: oficinas, zonas para los medios de comunicación, zonas VIP, tiendas, etc.”, comenta Sabalza.

Osasuna es un club de sus socios y las personas que gestionan la entidad seguirán “escuchando la opinión de sus socios como así ha sido y así seguirá siendo”. Con esta reforma el CA Osasuna será un club de Primera en todos los sentidos: por el estadio de primer nivel que tendrá (las obras se inician este verano y tienen un plazo de ejecución aproximado de año y medio) y por el reciente ascenso a LaLiga Santander.

© LaLiga - Año 2019