Cargando...
JUE 15 SEP 2022 | RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA
‘Sareak’, el proyecto de la Real Sociedad que convierte las redes de pesca abandonadas en porterías de fútbol
‘Sareak’, el proyecto de la Real Sociedad que convierte las redes de pesca abandonadas en porterías de fútbol
  • Bajo el lema 'Sareak nos la jugamos por nuestros mares', la Real Sociedad está rescatando del mar redes sin uso para transformarlas en redes de porterías de fútbol.
  • El club y su fundación dan un paso más en su estrategia de sostenibilidad y cuidado del medio con este proyecto de economía circular que ha sido nominado como candidato a los premios Leaders Sports Awards dentro de la categoría de sostenibilidad.

640.000 toneladas de redes de pesca terminan cada año en el fondo de nuestros océanos, generando un impacto negativo en el fondo y la fauna marina. Por el lugar geográfico en el que se encuentra ubicado la Real Sociedad y por la tradición del sector pesquero en la economía y sociedad del club de Gipuzkoa, la Real Sociedad Fundazioa puso en marcha el proyecto Sareak (‘Redes’ en euskera).

La iniciativa, bajo el lema 'Nos la jugamos por nuestros mares', se lleva a cabo con la colaboración de la sección de actividades subacuáticas de la Real Sociedad y se basa en un proyecto de economía circular gracias al cual se rescatan redes sin uso del fondo del mar y de los puertos de Gipuzkoa para reciclarlas y convertirlas en redes de porterías de fútbol.

Sareak surge de la mano de la agencia y productora creativa Phantalassa, que está especializada en proyectos relacionados con el mar. Tal y como relata Andoni Iraola, director de la Real Sociedad Fundazioa, “ellos nos hacen llegar la idea inicial que desde el principio nos cautiva. El hecho de vincular el mar, con un oficio tradicional como es el de las rederas y que culmine con uno de los iconos del fútbol guipuzcoano, como son los partidos que se celebran en la playa de La Concha (playa emblemática de la ciudad de San Sebastián), hacían que no pudiésemos decir que no a esa idea”.

spinnerCargando...

Así, el proyecto Sareak se ha desarrollado en base a una metodología única dividida en tres fases. En una primera fase de 'Rescate' se focalizan todos los esfuerzos en la localización de las redes, la identificación de estas y la planificación de inmersión para la recogida.

En una segunda fase, se prepara el proceso de 'Conversión'; una vez obtenidas las redes, es necesario transformarlas para poder darles una segunda vida. Es aquí donde las rederas juegan un papel especial, ya que forman una parte esencial de la historia y cultura del País Vasco, y durante más de diez siglos han sido uno de los pilares de la economía vasca. Para Real Sociedad Fundazioa uno de los aspectos más importantes del proyecto Sareak ha sido el poder dar actividad laboral a estas mujeres y dar visibilidad a este oficio tan arraigado en la cultura de la región. “Ellas representan muchos de los valores de los que tanto se enorgullece la Real Sociedad”, comenta Iraola.

Una vez obtenidas las redes tejidas y preparadas por las rederas, y tras teñirlas de blanco, se afronta la última fase, la 'Entrega'. Para ello se han diseñado redes para utilizar por los niños y niñas que juegan habitualmente sus jornadas de fútbol en la playa de La Concha.

Pero este proyecto trasciende más allá de lo que implica en primera instancia, ya que ha permitido al club establecer una relación cercana con agentes del territorio como las propias rederas, centros de investigación, fundaciones oceanográficas, universidades y otras entidades vinculadas al mundo marino y a la economía circular.

spinnerCargando...

“La transversalidad del proyecto ha supuesto que muchos departamentos del club hayan participado de este proyecto. Todo ello, nos ha permitido transmitir un mensaje de concienciación y sostenibilidad de puertas afuera pero también de puertas adentro, y eso es relevante”, concreta Iraola.

Junto a las redes se han generado varios soportes informativos que acompañan el proyecto y sirven para concienciar y sensibilizar a jóvenes y adultos de la necesidad de cuidar los mares y fondos marinos. También se ha generado material audiovisual para generar una exposición que puede ser itinerante y que ya se ha instalado en dos partidos celebrados en el Reale Arena.

El proyecto Sareak cuenta con apenas tres años de vida, pero ya ha generado un impacto relevante y tras diseñar el proceso y ver la viabilidad de este, se han podido definir dos objetivos específicos. El primero es fabricar las redes suficientes para colocarlas en los 13 campos que se instalan en la playa de La Concha. El segundo objetivo consiste en amplificar el proyecto y seguir reciclando estas redes para darles una segunda vida con destinos diferentes, incluso más allá de los campos de fútbol.

El proyecto ha tenido tanta repercusión que ha sido nominado como candidato a los premios Leaders Sports Awards dentro de la categoría de sostenibilidad. Este prestigioso galardón ha considerado al proyecto de Real Sociedad Fundazioa como uno de los cinco más interesantes dentro del apartado del cuidado del medio ambiente.

La sostenibilidad como aspecto transversal en el club

Además de Sareak, la sostenibilidad es un elemento fundamental para el club y que está presente en muchas de las actuaciones del club. Esto comprende proyectos desarrollados desde las nuevas infraestructuras, pasando por los vehículos y el diseño de una estrategia de movilidad sostenible en la ciudad deportiva, hasta proyectos de concienciación de impacto directo en los agentes del entorno de la Real Sociedad.

En este último apartado, en los últimos años se han venido desarrollando diferentes iniciativas. Un claro ejemplo es la iniciativa Reale Arenatik Gipuzkoako baratzetara (del Reale Arena a los jardines de Gipuzkoa), donde en la temporada 2019/20 se recogieron 1.900 kilos de cáscaras de pipas de las gradas del Reale Arena para, tras casi un año de maduración, generarán un compost de calidad para fertilizar las huertas de Kutxa Ekogunea, cosechando las primeras verduras de forma fructífera.

spinnerCargando...

De hecho, tras el éxito de esta iniciativa el club ha decidido expandir el proyecto a Gipuzkoa, trasladando estas cáscaras a los Parques de Huertos de 6 municipios y cerrando así el ciclo.

Otro proyecto destacable fue el que llevó a cabo el club durante la pandemia, por el que entregó 350 neceseres al Colegio de Médicos y Enfermeras de San Sebastián, los cuáles fueron elaborados con las lonas que hubo en el estadio durante la pandemia. Dichas lonas estuvieron colocadas en el Reale Arena cuando la afición, por motivos de la pandemia, no podía ir a al estadio a animar al equipo. El objetivo era que la afición y otros colectivos pudiesen estar representados y apoyar así al equipo. Una vez que se pudo volver al estadio, y dando un paso más en su estrategia de economía circular, Real Sociedad Fundazioa puso en marcha un proceso para reutilizar esas lonas.

Más noticias
spinnerCargando...