Fútbol | 6 MAY 2019

La SD Eibar, un exitoso modelo de gestión basado en sus raíces

La gestión responsable de sus finanzas es la clave del éxito de la entidad armera. Representando a una pequeña ciudad de 27.000 habitantes, la SD Eibar sigue creciendo en la élite del fútbol español con un modelo de club basado en su carácter familiar pero sin perder de vista los mercados internacionales.

En la SD Eibar cada uno de sus miembros tiene muy claro cuál es su función. Que el club, que representa a una población de tan solo 27.000 habitantes, esté por quinto año consecutivo en la máxima categoría del fútbol español no es casualidad. Para ello, es necesario que todos vayan a una, como en una familia. Estas son las señas de identidad del equipo armero: trabajo, compromiso, solidaridad, gestión responsable y espíritu de familia.

El estadio de la SD Eibar, el Municipal de Ipurua, es el segundo más pequeño de toda LaLiga Santander -con capacidad para 7.000 espectadores- y su presupuesto es uno de los más bajos de la categoría. Es decir, en Eibar todo es muy pequeño pero el club cada vez es más grande.

“Trabajamos como un equipo. Tenemos montada una estructura muy horizontal. Este no es el proyecto de una persona ni de un presidente. Es el proyecto de un club”, afirma la presidenta de la SD Eibar Amaia Gorostiza. “No debemos perder de vista nuestra procedencia. El día que perdamos de vista nuestro pasado empezará nuestro declive.”

El ‘premio’ a la gestión responsable

La base del éxito del club eibarrés está en no gastar más de lo que se ingresa. Esta gestión responsable, de manera inesperada, le dio ‘premio’ de mantenerse en la élite del fútbol español en 2015 cuando el Elche CF, que tuvo más puntos que la SD Eibar en la clasificación, perdió la categoría al no cumplir con las exigencias del departamento de Control Económico de LaLiga.

En el campo, justo entre las puertas que separan el césped de los vestuarios, está uno de los lemas del club: “Another football is possible” (Otro fútbol es posible). Esta frase “pretende demostrar que a través de fútbol se pueden hacer muchas más cosas: influir en la educación y en el estado de ánimo de las personas. Generar ilusión. Y eso puede crear emprendimiento, innovación y desarrollo económico”, subraya Gorostiza.

Una nueva ciudad deportiva en propiedad

De hecho, la SD Eibar ha decidido invertir en futuro. Con los ingresos de años anteriores ha comenzado las obras de construcción de su primera ciudad deportiva propia en los terrenos de Areitio, en la vecina localidad vizcaína de Mallabia, y está remodelando su estadio para superar los 8.000 espectadores. Para la nueva ciudad deportiva, que tendrá un coste de 16 millones de euros, no recibirá ninguna ayuda pública y no necesitará endeudarse. El club dispone de fondos para acometer estas obras gracias a su ejemplar gestión económica.

Uno de los objetivos de la SD Eibar es el mercado internacional. El japonés Takashi Inui, que fue jugador del equipo armero la pasada temporada y que está cedido en el Deportivo Alavés procedente del Real Betis, disparó las audiencias digitales del club por detrás del FC Barcelona y del Real Madrid. El club sabía que esto era mercado estratégico y por ello consiguió un patrocinio con Hikoki, compañía japonesa de herramientas eléctricas.

Su particular gestión, objeto de estudio en las aulas

En el club son conscientes de que han ascendido en el momento oportuno, pues el aumento de ingresos gracias a los derechos audiovisuales negociados por LaLiga les genera una parte de los ingresos muy significativa. Para seguir creciendo, son conscientes de que tendrán que agudizar el ingenio, y es que con los datos de audiencia que aporta LaLiga intentarán abrir mercados como India, donde se pueden ver los partidos de la competición española gratis por Facebook.

Tal es el éxito de la gestión de la SD Eibar, que su modelo se ha ganado un sitio en las aulas de la escuela de negocios IESE, de la Universidad de Navarra. De sus clases, el profesor tiene claro el objetivo: que los alumnos aprendan la importancia de la unidad, el destino de los excedentes, la prudencia financiera y la capacidad para competir con menos recursos que los demás.

Esta visión familiar de club, que le ha hecho no perder su esencia y no sucumbir a su particular éxito, está dando sus frutos. Con una manera de usar los ahorros asegurando su futuro y sin dejarse llevar por el presente, la SD Eibar quiere seguir en la élite sin olvidar de dónde vienen.

Puedes ver el reportaje completo en el siguiente enlace

© LaLiga - Año 2019