Fútbol | 31 ENE 2020

El césped de los estadios de LaLiga le gana la partida a las condiciones climatológicas

  • Los responsables del césped de cada club de la competición emplean diferentes técnicas para su cuidado dependiendo de la zona geográfica.
  • La app ‘Greenkeeper’ es fundamental para mantener el césped en buen estado, mejorar su calidad visual y, sobre todo, para garantizar la seguridad de los jugadores.

Los partidos donde la climatología adversa -como la lluvia intensa, las heladas o la nieve- afectaba al estado del césped, y en muchos casos a la celebración del encuentro y al espectáculo, han pasado a formar ya parte del pasado. Las nuevas técnicas de mantenimiento que introducen los responsables del cuidado del césped de cada estadio, con la estrecha colaboración de Pedro Fernández-Bolaños, coordinador para la calidad de los terrenos de juego de LaLiga, hacen que la competición española sea segura para los jugadores y vistosa para los aficionados.

El Reglamento para la Retransmisión Televisiva marca el camino para que el césped de cada estadio de la competición esté en perfectas condiciones. Entre los requisitos a cumplir por la normativa audiovisual está que el balón ruede a la perfección, que la altura de corte de la hierba se sitúe entre los 20 y 30 milímetros en toda su superficie y que las líneas del terreno de juego sean rectas y regulares de acuerdo a la anchura de los postes de las porterías.

Los informes que realizan los responsables del césped de cada club de la competición, a través de la aplicación Greenkeeper, ofrecen todo tipo de información para conocer la evolución de los terrenos de juego, los riesgos y las oportunidades de mejora. Esta aplicación hace que se cumplan los estándares de calidad de los céspedes para que estos se presenten uniformes y seguros para los jugadores.

Dependiendo de la zona geográfica de España, el trabajo del césped se lleva a cabo de una manera u otra. No es el mismo el tratamiento del césped en la parte norte con las lluvias, que en la zona centro del país con las heladas en invierno o que en el sur con el intenso calor del verano. Las labores de mantenimiento en cada lugar son diferentes, pero la calidad, sin lugar a dudas, es la misma. Vicente Alpuente, director de Instalaciones y Mantenimiento del Villarreal CF, destaca que “los métodos para mantener el césped han cambiado mucho, apostando por variedades de césped, sistemas protectores y resistentes al sol de verano”.

La cubierta de San Mamés reduce la entrada de luz
Las condiciones climatológicas de Bilbao y las características de San Mamés provocan que el césped tenga un cuidado especial. “Si la luz solar se reduce, hay que aportarla de manera artificial”, comenta Ángel Muñoyerro, responsable del césped del Athletic Club. Y es que en un estadio semicerrado como es el del club bilbaíno, en el que parte del terreno de juego sufre escasez de radiación solar, son las luces solares las que ayudan al crecimiento y al mantenimiento del césped. Otra de las particularidades del césped de San Mamés es que es híbrido, muy utilizado en estadios cerrados o semicerrados y que son más habituales hoy en día por aportar una mayor estabilidad al suelo y reducir lesiones en los futbolistas.

En Pamplona los inviernos son especialmente fríos. Por ello, las mantas térmicas resultan imprescindibles para ayudar a que germine el césped del estadio del CA Osasuna. Además, las obras de remodelación que se están llevando a cabo en El Sadar condicionan la entrada de luz en determinadas partes del terreno de juego, por lo que resulta necesaria la aplicación de luz artificial.

El tratamiento invernal del Coliseum
Eduard Rovira, responsable del césped del Coliseum Alfonso Pérez, comenta que “en invierno es difícil mantener el césped, porque cuando la temperatura del suelo baja de 6 grados la planta se para, entra en latencia y le cuesta asimilar los nutrientes y recuperarse de los daños que produce el uso”. Es importante en invierno, tal y como explica, entrar con densidad de planta porque durante esta época se va perdiendo y es difícil recuperarla. “Durante el invierno solo sembramos con un tipo de semilla que está indicada para climas fríos”.

Los inviernos en la zona centro del país suelen son duros: bajas temperaturas y heladas durante la noche. “Las mantas térmicas ayudan a dar más temperatura al césped y a germinar más rápido la semilla para que la planta trabaje mejor. Se recomienda, por lo general, que estén -las mantas- entre un período mínimo de 5 días y un máximo de 15 para poder realizar los tratamientos del césped”. Las mantas no condicionan el riego, pues permiten poder regar por encima porque filtra el agua. Además, son utilizadas cuando hay previsión de lluvias muy fuertes, y ahí su período de empleo cambia porque “ponerlas durante más de 48 horas harían que se quemase el césped”.

A poco más de 5 kilómetros del estadio del Getafe CF se encuentra el del CD Leganés. En el Estadio de Butarque el control que se hace sobre el césped es exhaustivo con “mediciones diarias de la humedad del suelo”. La aplicación de productos naturales para aumentar las defensas naturales de la planta como bioestimulantes y algas es muy habitual, tal y como afirman desde el club pepinero, así como adherir productos para la mejor conservación de la humedad en el suelo y evitar el estrés hídrico. La mejora de la calidad visual del césped se realiza antes de los partidos con la aplicación de productos vía foliar como pueden ser el nitrógeno o el hierro.

El escarificado del Sánchez-Pizjuán para mejorar el agarre
En el estadio del Sevilla FC, el Ramón Sánchez-Pizjuán, las labores de escarificado sirven para mantener el césped en perfecto estado. Carlos Benegas, responsable del césped del equipo andaluz, apunta que “esos trabajos consisten en disminuir la densidad de hierba para evitar hongos y airear el terreno. Esta técnica mejora la absorción de agua y nutrientes y es un beneficio para la planta”.

El escarificado se debe “efectuar en periodos de crecimiento activo de la planta, que suelen ser en marzo, cuando llega la primavera y la temperatura mejora”. Al principio el escarificado es leve, pero después de empezar con esta técnica “una vez cada 15 días, luego se hace una vez por semana”. Los trabajos se realizan con una máquina de segar que emplean una cuchilla de corte vertical. El escarificado se traduce en un mayor beneficio para el futbolista por la mayor atracción al terreno de juego y por el agarre de la bota.

En el sur, concretamente en Granada, y siguiendo las recomendaciones de LaLiga, el equipo nazarí ha mejorado el estado del césped del Nuevo Los Cármenes gracias a la fertirrigación, donde la planta absorbe los nutrientes por la hoja y la raíz. Por su aplicación directa, los efectos positivos se hacen visibles a corto plazo. El tratamiento se hace una vez por semana y va aplicado al riego del césped. Este sistema, que emplea métodos eléctricos, elimina así las técnicas utilizadas en el pasado que iban asociadas a maquinaria pesada; el césped, por lo tanto, sufre menos y se evitan las ondulaciones.

El césped del Estadio de Gran Canaria y la calima del Sahara
Las condiciones climáticas en Gran Canaria son muy distintas al resto del país. “Para el verano utilizamos un producto que lo aplicamos en el terreno de juego, y esto nos permite disminuir la temperatura que tiene el césped sobre el suelo. El resto seguimos tratándolo de manera igual, porque nosotros tenemos un verano suave, no de 40 grados”, comenta Santiago Sosa, responsable del césped del estadio de la UD Las Palmas.

“Cuando llegan los meses de septiembre y octubre, por la influencia que tenemos del Sahara, hay calimas y polvo en suspensión. Ahí ya estamos en plena temporada y no podemos hacer otra cosa que trabajar con productos que suavicen este impacto de la temperatura y la tierra en suspensión”, explica Santiago. “Empleamos diferentes productos y hacemos labores mecánicas. Vamos variando los porcentajes de nutrientes en función de si estamos en un momento de mayor incidencia de la temperatura, y en base a eso vamos jugando con la fertilización y es con lo que vamos manteniendo la intensidad del color de esa manera”.

Greenkeeper, la ‘app’ de LaLiga que ayuda a mejorar la calidad del césped
La aplicación Greenkeeper sirve para el control y generación de informes relacionados con el estado del césped de cada estadio de LaLiga. Una de sus principales características es la comodidad que ofrece a los usuarios. “Con la aplicación, el director de partido descarga la ficha de manera previa al encuentro para comprobar todos los datos. Se confronta con lo que le hemos puesto en el informe y luego se la traslada al delegado del otro equipo para que se sepa en las condiciones en las que va a jugar ese partido”.

“Greenkeeper es muy interesante porque puedo ver en qué condiciones va a jugar mi equipo cuando jugamos fuera de casa. Hay una base de datos donde puedo ver otros equipos en qué condiciones están jugando. Aporta muchos datos: dureza, alturas de corte o, por ejemplo, si ha habido resiembra o no. Estos datos nos sirven para mejorar en nuestro día a día y para trabajar en el siguiente partido”, aclara Sosa.

© LaLiga - Año 2020