Entrevista | 25 SEP 2018

Entrevista a David Baixauli

Responsable de proyectos corporativos de LaLiga

 

David Baixauli Soria es licenciado en Económicas por la Universidad de Valencia, máster en Dirección y Gestión de Pymes por el Centro Europeo de Empresas Innovadoras y máster en Dirección de Empresas por el Instituto Empresarial Luis Vives de Valencia. Conocedor del mundo de los clubes de fútbol, ha ejercido en el Valencia CF las responsabilidades de director financiero y director comercial y de marketing. Tras una etapa como promotor y consultor deportivo recaló en LaLiga, donde ha sido jefe de Control Económico y ahora, como responsable de Proyectos Corporativos, dirigirá el área de Responsabilidad Social recién creada y que le pedimos que nos presente en esta entrevista.

 

Recientemente LaLiga ha creado el Área de Responsabilidad Social (LaLiga Fair Play Social), siendo usted su máximo responsable. ¿Cómo afronta el reto?

Nuestro principal reto se polariza en un doble propósito: por un lado, poner en valor el enorme esfuerzo que está acometiendo LaLiga en la amplia y plural actividad social que está desarrollando y, por otro, alinear los planes estratégicos del conjunto de todos los clubes con el proyecto RSC de LaLiga.

 

¿Cuáles son los motivos o causas que justifican la creación de esta área por parte de LaLiga?

Desde la implantación de la Norma de Control Económico y la entrada en vigor del RD Ley 05/2015, de 30 de abril, de medidas urgentes en relación con la comercialización de los derechos de contenidos televisivos de las competiciones de fútbol profesional, podemos decir que ha habido un antes y un después en cuando a la materialidad de la responsabilidad social de LaLiga, tanto en su dimensión interna como externa.

La buena praxis económica implantada en todos los clubes en materia económica, ha evidenciado una notable mejora en el conjunto de las actividades sociales que ha venido acompañada de un incremento sustancial de las inversiones y acciones sociales promovidas por la propia asociación de LaLiga.

La pluralidad de acciones, el amplio conjunto de colectivos y acciones sociales en los que actuamos, y sus cuantiosas inversiones económicas requieren de un marco de actuación y divulgación ordenada, que nos permita implantar un método evaluativo y de control sobre todas nuestras acciones, con el objetivo de poder identificar, coordinar y divulgar con el rigor que marcan las normas internacionales de referencia

Pensamos que debemos adelantarnos a lo que en un tiempo futuro convertirá unas actuales normas de recomendación en una obligación de hacer, como actualmente ya estamos viendo en las grandes corporaciones empresariales a través de la actual Ley de Sociedades de Capital, que obligan a disponer de una política de responsabilidad corporativa a todas aquellas empresas cotizadas.

 

¿Cuáles son los pasos que se van a dar desde su departamento en los próximos meses?

Se va a desarrollar un plan de responsabilidad que recoge los siguientes ejes estratégicos:

  • Identificar y promover la RSC como atributo de competitividad, de sostenibilidad y de cohesión social. Nos hemos propuesto diseñar un Plan Director de LaLiga.
  • Crear un marco normativo de referencia. Diagnosticar el grado o nivel de desarrollo de la organización conforme a las dimensiones de la ISO 26000.
  • Coordinar y supervisar el cumplimiento. Midiendo, valorando, y analizando el retorno de la inversión SROI, para poder, en un futuro inmediato, auditar los programas y planes de desarrollo social.
  • Difundir los valores de la RSC del fútbol profesional en la sociedad. Unir el informe de gobernanza, el de RSC y el informe económico financiero en un único documento integral de la rendición de cuentas.

 

 

¿Qué repercusión tendrá para los clubes de LaLiga?

Se convertirá en un referente sobre el que poder utilizar de guía y marco de referencia, para dotar de la estructura y recursos necesarios que cada uno de ellos necesitan en esta materia y adecuarlos al entorno en el que operan.

Buscamos que, de forma conjunta, LaLiga y todos los clubes que la componen puedan actuar en su línea troncal bajo un plan común de trabajo y que, en función de su área de influencia, puedan personalizar un ADN propio que les identifique socialmente.

 

Ha tenido Vd. una dilatada experiencia y trayectoria en el Departamento de Control Económico de LaLiga, de tal manera que conoce de primerísima mano cómo fue el proceso de aplicación de la Normativa de Control Económico (NCE) a los clubes. Objetivamente, esta norma ha revertido la situación económica tan delicada que vivía el fútbol profesional en el momento inicial de su aplicación. En su opinión ¿La NCE ha tenido un impacto positivo sobre el desempeño social de los clubes?

Evidentemente que sí, ya que se ha podido evidenciar en los distintos informes que se han realizado en esta materia que el Fair Play Financiero de LaLiga ha supuesto un paso decisivo para lograr la excelencia económica deportiva. Se ha obligado al fútbol profesional a estar bien gestionado y a funcionar con criterios de sostenibilidad económica y financiera. Con ello hemos podido evidenciar que cuanta más disminución-control de la deuda pública de los clubes, más incremento de su acción social y, a más RS, mejor impacto sobre los datos económicos.

 

La sociedad actual cada vez da más pruebas de su preocupación por todo lo que está relacionado con la sostenibilidad de los negocios, así como la transparencia en la gestión de las entidades tanto públicas como privadas y el fútbol no está siendo ajeno a esta tendencia. ¿Piensa Vd. que la responsabilidad social es un buen instrumento para que el mundo del fútbol de muestras de su mayor compromiso social?

La RS se ha convertido en una herramienta que ha contribuido a mejorar la capacidad de recuperación de la economía. Sobre esta base, estamos convencidos que el mundo del fútbol debe constituirse, con sus planes estratégicos de carácter social, en un elemento de orientación y de apoyo al desarrollo de prácticas sociales, éticas y responsables.

Hoy, el deporte profesional constituye una industria cada vez más globalizada que tiene la obligación de ensalzar sus efectos sociales positivos y su dimensión económica, por encima de algunas prácticas irresponsables que no deben de minar su credibilidad e imagen social.

 

Por último, observamos cómo estamos ante una verdadera explosión de noticias relacionadas con la importancia de la RSC en el ámbito empresarial y de los negocios. En este sentido, no pocos informes de prestigiosas consultoras, así como determinadas referencias legales relacionadas con la transparencia y buen gobierno de las sociedades mercantiles, o la reciente reforma de la Ley de Contratación Pública, sugieren o apuntan claramente a un necesario compromiso de las empresas con la gestión de la RSC ¿Cree Vd. que la RSC ha llegado para quedarse también en el mundo del fútbol?

Tenemos el pleno convencimiento de que lo que actualmente son normas de recomendación en materia de RSC, se convertirán en un futuro inmediato en normas de obligado cumplimiento, con independencia de que el espíritu de las acciones sociales haya nacido bajo el amparo de la voluntariedad. Pero como se ha visto en otras ocasiones, lo que nace de la voluntariedad y funciona, acaba en muchos casos convirtiéndose en obligación, y en este sentido, no tenemos la menor duda de que en un futuro inmediato, por la dimensión y repercusión que el fútbol profesional tiene en la sociedad, se verá normalizada y regulada por ley su acción social.

 

 

© LaLiga - Año 2018