Cargando...
Colores que laten
LUN 22 FEB | INTERNACIONAL
¿Puede ayudar la tecnología a minimizar el riesgo de sufrir una lesión en el fútbol?
¿Puede ayudar la tecnología a minimizar el riesgo de sufrir una lesión en el fútbol?
  • Los clubes de LaLiga se muestran muy interesados y acogen especialmente bien cualquier herramienta que pueda ayudarlos a medir el rendimiento físico de sus futbolistas y a minimizar el riesgo de que estos sufran una lesión.
  • Una de estas fuentes de información, que les proporciona una gran cantidad de datos en este sentido, es Mediacoach.

Prevenir al 100% una lesión es una misión prácticamente imposible. Sin embargo, hay evidencias de que ciertos problemas musculares guardan una relación muy cercana con las sobrecargas de minutos acumulados entre entrenamientos y competición. Por esta razón, contar con las herramientas adecuadas que provean de datos a los cuerpos técnicos y, especialmente, a los preparadores físicos de los equipos y que les ayuden, así, a tomar determinadas decisiones es fundamental para minimizar el riesgo de sufrir una lesión.

En la actualidad, los clubs cuentan con dos formas de obtener los datos objetivos sobre el rendimiento físico de los jugadores. Durante los entrenamientos, los consiguen a través de dispositivos GPS que colocan sobre su propio cuerpo.

Desde hace unos años, en España se permite utilizar estos aparatos, también, durante la competición. La segunda fórmula de la que disponen para hacerse con ellos durante los partidos es el sistema de tracking o rastreo que utilizan las cámaras de Mediacoach, la herramienta desarrollada por LaLiga con el objetivo de proporcionar a los cuerpos técnicos de los equipos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank toda la información necesaria para analizar y mejorar su rendimiento. Se trata de un sistema no invasivo para el futbolista y su fiabilidad no está sujeta a factores externos, como las baterías, la climatología o la calidad de la señal GPS.

El principal fin de reunir estos datos es que los equipos conozcan qué demandas físicas les exige la competición, que serán diferentes de unos conjuntos a otros dependiendo, por ejemplo, de las características de sus jugadores.

spinnerCargando...

“Cada equipo va a tener unas demandas a las que tiene que dar respuesta y, gracias a los datos que le ofrece Mediacoach, puede conocer infinidad de estadísticas alrededor de sus jugadores, a lo largo de una temporada o de varias, para poder dibujar su perfil o, incluso, el perfil de una determinada posición. Es decir, conocer qué exige la competición a cada una de las demarcaciones sobre el campo”, explica Fabio Nevado, técnico analista de fútbol del Área Deportiva y Mediacoach.

Evitando la zona de riesgo

De este concepto metodológico parte cada club para planificar sus entrenamientos y, apoyados también en los datos que proporcionan los dispositivos GPS, pueden encontrar la mejor forma de gestionar y proporcionar los estímulos adecuados para cada sesión de entrenamiento.

Mediacoach Live y Mediacoach Mobile, por su parte, son las aplicaciones que proporcionan a los cuerpos técnicos la posibilidad de acceder durante los partidos, en tiempo real, a los datos tanto técnico tácticos como físicos que están marcando los jugadores. Permiten, además, establecer alertas que pueden preconfigurarse antes de que dé comienzo el choque.

“Por ejemplo, pueden notificar a un preparador físico que un determinado futbolista ha alcanzado un cierto valor de distancia recorrida o ha esprintado un cierto número de veces. Esto hace posible tener controlado al jugador para que tanto el preparador, como el entrenador y el cuerpo técnico sepan cuál está siendo su rendimiento en ese momento en concreto”, afirma Fabio Nevado.

Esto no solo ayuda a tomar decisiones de cara a minimizar el riesgo de lesión, sino que también es muy útil para valorar, por ejemplo, cómo está siendo el rendimiento de un jugador sobre el campo al volver al equipo tras una lesión que lo ha tenido fuera durante un tiempo. En este caso, se podría controlar que el futbolista en cuestión no sobrepase ciertos umbrales de rendimiento físico que puedan aumentar el riesgo de sufrir una recaída.

spinnerCargando...

“No se trata de la capacidad de predecir lesiones, porque esto sería prácticamente imposible, sino de detectar los umbrales de volumen de carga a partir de los cuales un jugador entra en zona de riesgo. Porque, luego, hay jugadores que se lesionan sin que hayan sobrepasado estos umbrales y muchos otros que no se lesionan a pesar de sobrepasarlos. El estrés y la tensión competitiva que genera el partido también tienen un peso importante, aunque no se pueden medir. Hablamos de identificar el riesgo como medida de prevención”, explica Ricardo Resta, director del Área Deportiva y Mediacoach.

Midiendo la velocidad

Todos estos datos ayudan a crear, también, una base histórica a partir de la que se genera conocimiento. Utilizando esta herramienta se puede observar cómo un futbolista, aun sin estar lesionado, puede marcar valores inferiores a sus habituales. “Esto puede indicar que el jugador está sumido en un estado de fatiga, que puede estar provocado por una sobrecarga aguda porque, por ejemplo, lleva varias semanas seguidas jugando partidos complicados con una especial exigencia de despliegue físico, como pueden ser los partidos que hay que remontar.

En este caso, el entrenador puede llegar a decidir cambiarlo, porque no está respondiendo a su nivel habitual”, añade el técnico analista. Cuando se diagnostica una lesión se estudia qué niveles de carga y rendimiento ha tenido en semanas previas para crear un patrón que permita reconocer y adelantarse a una posible lesión la próxima vez que se detecten esos parámetros.

Las variables que ayudan a los cuerpos técnicos a minimizar el riesgo de que aparezcan estos problemas físicos son innumerables. Desde LaLiga, por ejemplo, destacan algunas como la velocidad recorrida a más de 24 km/h. en términos de sprint o las distancias recorridas a una velocidad por encima del 85% y el 90% de la velocidad máxima de cada jugador.

“A nivel científico, se están analizando en profundidad dos cosas. La primera son las distancias recorridas por encima del 85% de la velocidad máxima del jugador o la distancia recorrida a más de 28 km/h., ya que parece que estos esfuerzos de tan alta intensidad son los que más se relacionan con las lesiones musculares. Y, por otro lado, las aceleraciones y deceleraciones, porque se trata de un tipo de acciones que hasta hace apenas unos años no se habían llegado a medir con el nivel de precisión y de fiabilidad suficiente para tenerlas en cuenta. Por suerte, la tecnología ya ha evolucionado tanto como para conseguirlo”, expone Fabio Nevado.

El caso del Sevilla FC

Durante los últimos años, los preparadores físicos de los clubs han mostrado mucho interés por este tipo de mediciones e, incluso, han llegado a plantear a LaLiga pequeñas evoluciones que les permitan adaptar estos datos a sus propios métodos de cuantificación y control de cargas. Cada profesional tiene su propia fórmula para tratar de minimizar el riesgo de lesiones dependiendo de diferentes motivos, como la metodología de trabajo utilizada o los recursos disponibles.

spinnerCargando...

“En nuestro caso, para la obtención de los datos físicos, hemos optado por usar dispositivos GPS durante los entrenamientos y utilizar durante los partidos el tracking que nos ofrece Mediacoach. Esta decisión se ha tomado, principalmente, para darle comodidad al jugador y respetar la mística, llamémosla así, que se da en las previas de los encuentros. Queremos que el jugador esté focalizado, exclusivamente, en el plan de partido, en las indicaciones del míster y en cumplir con sus hábitos de preparación al juego, desde los emotivo-volitivos hasta los condicionales. Preferimos asumir la diferencia que pueda haber entre los dos sistemas de medición, que sabemos que es mínima, que interferir en lo sacro de la previa del partido”, aseguran Óscar Caro y Pepe Conde, preparadores físicos del Sevilla FC.

En el club andaluz estudian el dato como la antesala de algo que puede llegar a aparecer: “El dato, por sí solo, dice muy poco. Lo que nosotros intentamos es tratarlo y relacionarlo para buscar indicadores y preíndices que nos permitan anticiparnos a la lesión. Esto es muy difícil, porque lo que buscamos es anticiparnos a que un acontecimiento ocurra, pero hoy en día, gracias a los avances en las herramientas, en el conocimiento científico y pragmático y al adecuado uso de la estadística podemos generar marcadores de alarma muy fiables."

"Por ejemplo, algunos pueden avisarnos de que el futbolista está arrojando datos que se salen de su tendencia individual y, sobre esta tendencia, calculamos, para cada jugador, unos umbrales dinámicos de seguridad donde los picos al alza o a la baja tienen que ser analizados con más detalle si cabe. Con el control de la carga, entre otras cosas, intentamos que la evolución individual de la tendencia de las variables analizadas presente fluctuaciones seguras. Y es muy importante que esta información obtenida nos lleve a alguna aplicación práctica. Si no, el dato se vuelve frío e inservible, como una bola de billar en mitad de la estepa siberiana”, explican.

Los preparadores físicos del Sevilla FC destacan, también, la importancia de la correlación del dato cuantitativo con el cualitativo: “El jugador es una realidad orgánica influenciada por diferentes dimensiones, como pueden ser la emocional y la social, al igual que está condicionado por sus experiencias y costumbres, es decir, por su contexto. No atender ni correlacionar el dato cuantitativo con el cualitativo y subjetivo entendemos que sería un error. Al futbolista hay que saber escucharlo, pues la información que él nos aporta es de gran valor en la prevención de lesiones y en la optimización del rendimiento”.

Además, advierten de la necesidad de escoger entre todas las variables de las que hoy se dispone. “Volviendo al dato, es fundamental elegir, entre la gran cantidad de variables disponibles para analizar, aquellas que realmente vayamos a usar para obtener información que nos lleve a tomar decisiones que tengan una aplicación práctica. Es decir, aquellos datos que nos ayuden, realmente, a generar modificaciones en la orientación y el diseño del entrenamiento. Analizar datos menos útiles nos puede hacer perder el tiempo, algo que es fundamental evitar a la hora de gestionar en la elite, más aún con la densidad de competición que tenemos actualmente”, concluyen los preparadores físicos del Sevilla FC.

spinnerCargando...

Apoyando las decisiones deportivas

LaLiga lleva años trabajando para que Mediacoach continúe cogiendo fuerza y ganándose la confianza de estos profesionales de los equipos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. “Inicialmente, confiaban más en los datos que les daba un dispositivo que los jugadores llevaban pegado al cuerpo que en los que podían salir de una cámara, pero poco a poco, gracias al robusto trabajo que ha hecho el equipo de Mediacoach para tratar de evidenciar la calidad de nuestra información, nos hemos ganado ese reconocimiento”, expone Roberto López, coordinador del proyecto Mediacoach y el Área de Investigación Deportiva.

Esto se ha conseguido, también, a través de la elaboración de estudios como el publicado en la revista científica PLOS ONE: A comparision of GPS device and a multi-camera video technology during official soccer matches: Agreement between systems, que han ayudado a alcanzar ese grado de confianza: “Hicimos uno con el FC Barcelona B en el que unos ocho jugadores llevaban un dispositivo GPS durante los partidos y comparamos sus datos con los que nos daban nuestras cámaras. Los resultados mostraron que en ciertas métricas, como la distancia recorrida, la diferencia siempre era menor del 1%. Es decir, prácticamente, los resultados eran los mismos”.

En una temporada diferente, en la que los calendarios están especialmente completos, cuidar la salud del jugador es fundamental y cualquier herramienta que pueda ayudar a minimizar el riesgo de lesión siempre es bienvenida. Las rotaciones pueden presentarse como una solución para que los futbolistas puedan aumentar su tiempo de descanso, pero algunos son una pieza tan clave en el equipo que cuesta mucho sentarlos en el banquillo. Sin embargo, gracias a este tipo de mediciones puede controlarse muy bien cuál es su nivel de carga en cada momento.

“Puede ocurrir que, en función de cómo esté el resultado de un partido y la importancia de obtener los tres puntos, sea imprescindible que un jugador con niveles elevados de carga juegue un encuentro determinado. Gracias a la herramienta Mediacoach Live de seguimiento en directo el preparador físico de su equipo puede ver cómo está siendo su rendimiento durante el choque y, si se superan unas ciertas marcas, puede informar al cuerpo técnico para que decida si es un buen momento para reservarlo y sacarlo al banquillo”, argumenta Roberto López.

De hecho, LaLiga ha presentado recientemente Mediacoach Mobile, una aplicación de la herramienta Live para teléfonos móviles que pretende hacer todavía más fácil el acceso a estos datos, tanto los que se recogen a tiempo real como los que se pueden encontrar en los informes.

La tarea del entrenador no es sencilla en este sentido, pero es importante entender que existe este criterio detrás a la hora de tomar decisiones.

“Hoy en día, su labor, en este sentido, no es fácil, tanto por la gestión interna como por la percepción externa", asegura Ricardo Resta. "Hay veces que, desde fuera, no se entienden algunas decisiones cuando un jugador no está en el once inicial o es sustituido cuando está jugando bien. El por qué se rota o por qué se les da descanso a determinados futbolistas, cada vez más, se basa en un criterio y unos datos muy estudiados por los cuerpos técnicos de los equipos".

"En otras ocasiones también ocurre al revés y, cuando hay situaciones de máxima exigencia competitiva y de resultados inmediatos, se asumen riesgos con ciertos futbolistas que se consideran importantes. Pero es fundamental entender que, antes de hacerlo, todas estas decisiones se toman a conciencia. Y en ambos casos hay que ser comprensivos con la complejidad de tomarlas, porque seguramente se medirán por el resultado y las consecuencias. En el fútbol de alta competición siempre van a existir las lesiones y no hay métodos infalibles, pero se trabaja mucho y bien a pesar de que a veces los números parezcan indicar lo contrario”.

El objetivo, de cualquier forma, siempre es el mismo: cuidar la salud del jugador, el activo más valioso de los equipos y de LaLiga.

Más noticias
spinnerCargando...