Presidencia | 6 JUN 2019

LaLiga crece un 20,6% y alcanza los 4.479 millones de ingresos

Con unos sólidos, positivos y crecientes resultados a todos los niveles, LaLiga ha alcanzado los mayores registros de la competición en su historia.

Según el último Informe Económico-Financiero del fútbol profesional español, correspondiente a la última temporada concluida (2017-2018), los clubes de LaLiga registraron unos ingresos de 4.479 Mn€, lo que supone un crecimiento del 20,6% respecto a la temporada anterior.

Esta es la mayor variación positiva anual lograda en los últimos años, lo que resulta muy notable al haberse producido tras varios ejercicios en los que se venía creciendo ininterrumpidamente a una tasa de dos dígitos y en los que, además, nos situamos en el punto intermedio del trienio audiovisual del mercado nacional (y, por extensión, sin que concurran saltos de nivel o discontinuidades).

El resultado bruto de explotación (EBITDA) de LaLiga ascendió a 945 Mn€ (+20,7%), el resultado de explotación (EBIT) se situó́ en 325 Mn€ (+11,4%) y el resultado neto del ejercicio alcanzó 189 Mn€ (+6,7%). LaLiga ofreció́, en definitiva, unos resultados sólidos, positivos y crecientes a todos los niveles, logrando los mayores registros de su historia.

La temporada 2017-18 ha resultado sorprendente por la irrupción en escena de dos nuevos motores de crecimiento de LaLiga: los ingresos comerciales y los ingresos por traspasos, que han robado protagonismo como impulsores del crecimiento anual a los ingresos por retransmisión.

En el caso de los ingresos comerciales (sin incluir la facturación procedente de la publicidad), el incremento anual alcanzó el 34,1%, hasta situar la facturación en 838 Mn€, lo que es indicativo de que los clubes españoles están convirtiéndose en unos soportes cada vez más atractivos para los patrocinadores.

Por su parte, los ingresos derivados del traspaso de jugadores (i.e. precio de venta), el incremento anual del 104,3% permitió́ duplicar en un solo año la facturación por este concepto, con un sobresaliente registro de 1.018 Mn€, lo que es sintomático de la gran capacidad de creación de valor deportivo que tienen los clubes y SADs españoles.

No obstante, la facturación audiovisual que recibieron los clubes consiguió rebasar la cota de los 1.500 Mn€ por vez primera y volverá́ a recuperar su protagonismo a partir de la temporada 2019-20, como consecuencia del nuevo ciclo audiovisual negociado del mercado nacional y de los acuerdos internacionales suscritos.

Es muy importante destacar que estos resultados han sido logrados coincidiendo con un incremento de los gastos de explotación (OPEX) y en un momento de alta intensidad inversora (CAPEX).

Los OPEX (3.169 Mn€) experimentaron un aumento del 18,7% en 2017-18, especialmente impulsados por los incrementos de gastos en plantilla deportiva, que suponen un esfuerzo en talento y una potencial fuente de ingresos para LaLiga a medio plazo, tanto por la rotación -traspaso- de jugadores en sí misma, como por el aumento del potencial deportivo y del atractivo general de la competición.

Por su parte, el CAPEX bruto en infraestructura y jugadores (1.341 Mn€) hizo lo propio a una tasa anual del 11,8%.

Sin duda se trata de niveles de gastos e inversiones muy apreciables, constituyendo la mejor garantía para el mantenimiento de la capacidad de LaLiga en el terreno deportivo y de su atractivo a medio y largo plazo.

LaLiga logró todos estos registros manteniendo simultáneamente una senda de reducción del nivel de apalancamiento. El ratio de deuda financiera neta entre el EBITDA de la competición se situó en 0,9x, el menor nivel que se recuerda.

Es igualmente importante destacar que LaLiga 1|2|3 no solo contribuye cada vez más a los ingresos del conjunto de LaLiga, sino también a los resultados (todos los indicadores se sitúan ya en terreno positivo y sentido creciente) y a la generación de cash flow y de valor de la actividad.

De igual manera, las dos agrupaciones especiales que manejamos internamente en la Asociación, LaLiga Neteada y LaLiga Santander Neteada, que excluyen a los dos clubes de mayor tamaño, están convergiendo de forma acelerada hacia el conjunto de LaLiga y de LaLiga Santander respectivamente. Incluso, en términos relativos, algunos índices o ratios son mejores. Esta realidad es indicativa de un negocio cada vez mejor distribuido y más sostenible en el largo plazo.

Todo lo anterior ha conducido a la obtención de un índice de rentabilidad del negocio (ROIC) que se situó́ en el 12,3% (15,1% ajustado) en la temporada 2017-18, seis décimas superior a la temporada anterior y que, en todo caso, se encuentra sustancialmente por encima de los niveles de otras competiciones de referencia.

Por último, LaLiga destina a proyectos de responsabilidad social corporativa (RSC) alrededor del 2,0% de su cifra de negocio, un importe significativamente superior al de la mayoría de las empresas e industrias del entorno. Esto permite desarrollar iniciativas pioneras, mencionadas en el Informe, que nos ilusionan y estimulan, y de las que nos sentimos especialmente orgullosos.

Además, los clubs de LaLiga crean una industria del fútbol profesional que genera un impacto en la actividad económica equivalente al 1,37% del PIB nacional y emplea de forma directa o indirecta a cerca de 185.000 personas (el 0,98% de la población media empleada en España en el último año). A eso hay que añadir los más de 4.000 millones de euros con los que contribuye en impuestos a las arcas del Estado.

El Informe Económico-Financiero completo se puede consultar aquí:

© LaLiga - Año 2019
Noticias relacionadas