Digital | 25 JUN 2018

Efecto Joaquín: un huracán digital y comercial

  • Desde su regreso al Real Betis el extremo ha revolucionado el universo digital. 
  • El equipo de comunicación bético saca el máximo partido a su arte y carisma.

No era solo la vuelta de un futbolista de categoría, era el regreso de la propia esencia del beticismo. La tarde del 31 de agosto de 2015, Heliópolis recibió la noticia más esperada: Joaquín volvía a casa. A la par que fortalecía su plantilla, la directiva verdiblanca activaba el botón de los sueños béticos y desencadenaba un huracán digital.

Medir todo el entusiasmo generado en los últimos tres años por el ‘efecto Joaquín’ es imposible, pero el ‘engagement’ generado con sus contenidos en redes sociales ofrece una idea de un fenómeno que conquista con su arte el universo digital. El equipo de comunicación del Real Betis saca con maestría el máximo partido a una de las estrellas más carismáticas de LaLiga.

Los contenidos protagonizados por el futbolista de El Puerto de Santa María originan una interacción espectacular en sus redes sociales personales, con una comunidad global de más de un millón y medio de seguidores (206.000 seguidores en Twitter, 550.000 en Facebook, 713.000 en Instagram y 116.000 suscriptores a su canal de Youtube) y, por supuesto, en las redes del Real Betis, con más de dos millones de fieles (586.000 seguidores en Twitter, un millón en Facebook, 379.000 en Instagram y 151.000 suscriptores en Youtube).

 

 

A ningún aficionado se le escapa su parodia del tema de Jennifer López ‘El Anillo’, un vídeo en el que el centrocampista andaluz aparece bailando con una toalla atada a la cintura y que generó seis millones de reproducciones en su Facebook, 1,3 millones de visualizaciones en su Twitter y 540.000 reproducciones en el Youtube del Real Betis. Fue la enésima muestra de poderío en redes sociales de un hombre que ya había realizado bailes con seis millones de reproducciones en Facebook para tranquilizar a sus fans tras un fuerte golpe en un partido frente al Málaga. 

 

Quizá una de las claves del éxito, naturalidad y simpatía al margen, sea la simbiosis perfecta entre las redes del jugador y las redes del club, como demuestran las graciosas interacciones entre el equipo de digital verdiblanco y el futbolista. Un gran ejemplo de esta exitosa vinculación es el divertido vídeo elaborado para anunciar su renovación con el Real Betis, donde rechazaba ser tenista para seguir en club de las Trece Barras. El futbolista cedió su casa, sus hijas ejercieron como actrices en la pieza audiovisual y el capitán colaboró en todo momento para desarrollar esta acción en redes sociales. Para la posteridad quedará también aquel vídeo donde intentaba conducir el autobús del equipo. Grabación que acumula un millón y medio de visitas en el perfil verdiblanco de YouTube, todo un logro para el canal y un motivo más de esta magnífica unión.

A veces dicha conexión sale de las propias cuentas de la entidad, a las que Joaquín presta su arte con frecuencia. Si el community manager del club bético hace viral un resbalón del extremo en un entrenamiento, el jugador se apodera de las redes de la entidad, de cara a los aficionados, para anunciar el despido del community manager. 

 

El equipo de comunicación verdiblanco sabe dosificar como nadie este huracán de buen humor y beticismo cuya imagen se ha vinculado con éxito a varias campañas publicitarias de patrocinadores del club. Desde un spot con Reale Seguros en el que Joaquín volvió a desempolvar su italiano para regocijo de su compañero Marc Bartra hasta sus posados más sofisticados con Alfa Romeo, vehículo oficial verdiblanco durante la última temporada. Son las múltiples caras del ‘efecto Joaquín’, un movimiento genial de la directiva del Real Betis para que la sonrisa de Heliópolis nunca se apague.

© LaLiga - Año 2018
Noticias relacionadas
031826395943d9239d20194849macroeconomia-y-analisis-tecnico

BI | 25 JUN 2018

El oro oculto en los clubes del siglo XXI

  • Los datos son el factor indispensable en el proceso de toma de decisiones.
  • Su centralización y no la dispersión, el gran reto de las entidades deportivas.